Anuncio

Búsqueda

Qué nos interesa

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Prev Next

Informe de actividades 2012 en el CICESE

Informe de actividades 2012 en el CICESE

La cita fue a las siete de la noche en el Salón de Usos Múltiples del CICESE. Aproximadamente 200 empleados atendieron al llamado el miércoles 12 de diciembre. A la...

14 Dic 2012

Read more

Emotiva presentación del coro Alpha en el CICESE

Emotiva presentación del coro Alpha en el CICESE

El seis de diciembre, el coro Alpha ofreció el ya tradicional y cálido concierto navideño que han venido presentando desde hace cinco años en el CICESE. Comenzaron cantando entre los...

07 Dic 2012

Read more

Ofertan diplomado en TIC y discapacidad

Ofertan diplomado en TIC y discapacidad

La Asociación Iberolatinoamericana para la Cooperación en Educación Especial y Tecnología Adaptativa (RedEspecial), en colaboración con CETyS Universidad y la Universidad de Córdoba de España, organizan el diplomado "Experto en...

05 Dic 2012

Read more

Presentan la película Watershed, este miércoles en el IIO

Presentan la película Watershed, este miércoles en el IIO

El Cuerpo Académico de Agua y Ambiente del Instituto de Investigaciones Oceanológicas (IIO) de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), en coordinación con el Instituto del Desierto Sonorense y...

03 Dic 2012

Read more

Conferencia "Tócate o te Toca"

Conferencia

El pasado 23 de octubre tuvimos el honor de recibir a Mariana Ibáñez Rosiñol, fundadora de la campaña contra el cáncer de mama "Tócate o te toca", en el auditorio...

03 Dic 2012

Read more

Plática de higiene para nuestros pequeños

Plática de higiene para nuestros pequeños

La plática fue programada para el viernes 19 de octubre, temprano, a las 10 am en la Estancia Infantil del CICESE, como parte de las actividades de la Primera Semana...

22 Nov 2012

Read more

Presentan quinto informe de gobierno

Presentan quinto informe de gobierno

Recientemente, el Secretario de Pesca y Acuicultura de Baja California, Carlos Ignacio Fernández Ruíz y un grupo de funcionarios estuvieron en el CICESE, donde presentaron un resumen de las principales...

09 Nov 2012

Read more

«Ciceseando» con la muerte

«Ciceseando» con la muerte

El pasado 1 de noviembre, el CICESE recibió a los muertos con un altar de ofrendas, y a los vivos con tamales y champurrado. Entre música, flores de cempasúchil, pan...

05 Nov 2012

Read more

Imparten el seminario PAEP en CICESE, una historia de mutua ayuda

Imparten el seminario PAEP en CICESE, una historia de mutua ayuda

  Orientado a reforzar el uso de una herramienta objetiva y confiable en el proceso de selección de aspirantes a ingresar a un posgrado del CICESE, el pasado 5 de octubre...

05 Nov 2012

Read more

Prisión para los expertos de L’Aquila conmociona a los científicos

Prisión para los expertos de L’Aquila conmociona a los científicos

Por Edwin Cartlidge, Science, 26 de octubre de 2012 L'Aquila, Italia.- En una decisión que está mandando ondas de impacto a través de la comunidad científica, un juez en esta localidad...

29 Oct 2012

Read more
Anuncio

Síguenos en

¿Que lo paguen los científicos? PDF Imprimir Correo
Escrito por Colaborador on Lunes, 29 de Octubre de 2012 17:14   
  • Italia juzga a los sismólogos que no previeron el terremoto de L'Aquila
  • Menospreciar los riesgos costó vidas
  • Los expertos temen ser el chivo expiatorio de las tragedias

Por Lucia Magui, El País, 30 de septiembre de 2012


l aquilaLa Comisión de Grandes Riesgos, compuesta por científicos expertos en seísmos, se reunió en L'Aquila el 31 de marzo de 2009, alertada por los continuos temblores que sacudían el centro de Italia. Tras 45 minutos de reunión, concluyeron que no había peligro concreto. En la noche del 6 de abril, un terremoto mató a 309 personas, hirió a 1.500, otros 65.000 se quedaron sin techo y 20.000 edificios se derrumbaron. El casco antiguo de la ciudad sigue precintado. Entre iglesias y edificios en ruinas, tiendas cerradas y plazas desiertas, campea una pancarta como una lápida: "L'Aquila ha muerto". Por aquella muerte, verdadera y metafórica, se abrió una gran investigación para depurar responsabilidades. Y otros procesos tratan de determinar por qué fallaron las alertas. Siete miembros de aquella asamblea de científicos están acusados de homicidio culposo por no haber sabido evaluar la amenaza que la tierra acunaba. La pena -por dos muertes- puede ir de año y medio a 15 años de cárcel.

El juicio contra los expertos arrancó el 20 de septiembre (la segunda sesión está fijada para el sábado) y nutre un vivaz debate en la comunidad científica: ¿se puede condenar a alguien por no haber previsto un fenómeno natural tan impredecible?

Los fiscales de la ciudad, que recogieron la denuncia de los familiares de 32 víctimas del seísmo, consideran culpables a los imputados por "impericia, negligencia" y por "haber proporcionado informaciones falsas", según se lee en el escrito del fiscal Fabio Picuti, que añade: "Elaboraron una estimación totalmente aproximada, genérica e ineficaz en relación con la actividad de la comisión y los deberes de prevención y precisión del riesgo sísmico".

En cambio, muchos científicos vislumbran el riesgo de que la ciencia se transforme en el chivo expiatorio del dolor de las víctimas y de la mala fe de quien construyó edificios inseguros y frágiles. Una carta firmada por más de 5.000 geólogos, sismólogos y expertos de todo el mundo llegó al presidente de la República, Giorgio Napolitano: "La responsabilidad de tomar decisiones le atañe a los administradores. La ciencia -con todos los instrumentos de los que dispone- no puede decir con certeza si habrá un seísmo".

"Nadie esperaba que fueran adivinos", afirma Picuti, "sino que, por lo menos, no minimizaran la situación". "No busco a alguien a quien echarle la culpa", asegura Vincenzo Vittorini, que, junto a otros vecinos, inició con su denuncia el pleito. "Pero si vas al médico porque te duele la barriga y él te dice 'no se preocupe, es algo normal', y después de un tiempo tienes consecuencias graves, vuelves al médico y le pides explicaciones. Es lo que hace este juicio. ¿Por qué nos robaron el miedo?".

"Aquí nacemos con el terror al terremoto bajo la piel, incrustado en los recuerdos y en nuestras costumbres", sigue este cirujano de 48 años que vivió toda su vida en L'Aquila, una de las zonas más sísmicas del país. Vittorini recuerda cómo, desde niño, cada vez que la tierra temblaba en su casa se repetía el mismo ritual: todos salían de prisa y corrían hacia la plaza cercana. Sus tres hermanos, la madre y él dormían en el coche, mientras el padre se quedaba afuera, fumando y charlando con los otros hombres.

La madrugada del 5 al 6 de abril, Vittorini rompió con esa tradición. "Unos minutos antes de las once de la noche, la tierra tembló muy fuerte [luego se supo que la sacudida tuvo una magnitud de 3,9 en la escala Richter]. Debatí con mi mujer, Claudia, sobre qué hacer. Me acordé de la frase que los asesores de Protección Civil habían pronunciado pocos días antes: 'Si la tierra se mueve significa que el terremoto está perdiendo energía y se está descargando poco a poco'. Al final decidí no salir del piso. Cuando hubo una sacudida más leve al cabo de unas horas, mi hija Fabrizia, de nueve años, sentenció: '¿Ves? Es cada vez más débil".

A pesar de ello, la familia se tumbó en la cama con la ropa puesta, los tres juntos en el dormitorio del matrimonio. A las 3.32 la tierra se sobresalta: los sismógrafos registran un temblor de magnitud 6,3. "Recuerdo un zumbido enorme y luego todo estaba oscuro", dice Vittorini. Su apartamento, en el tercer piso de un edificio construido a mediados de los sesenta, se desploma; los escombros les cubren. Los bomberos rescatan al hombre seis horas después. Claudia y Fabrizia estaban muertas.

Desde octubre de 2008, la zona sufrió continuas sacudidas. Algunas leves, pero otras tan fuertes que alarmaron a los vecinos. Además, el técnico de un laboratorio, Giampaolo Giuliani, iba gritando por un megáfono desde su coche que un seísmo brutal estaba al caer. Su predicción se basaba en las emisiones de radón de la superficie terrestre, pero no daba fecha exacta y se equivocaba de lugar, porque ubicaba el epicentro en Sulmona, a más de 50 kilómetros de L'Aquila. En ese clima de preocupación, se reunió la Comisión de técnicos de Protección Civil. Los miembros no proporcionaron datos ni estudios escritos, solo concedieron entrevistas a la prensa. El tono era tranquilizador. Bernardo De Bernardinis, imputado y entonces subdirector del sector técnico de Protección Civil (funcionario y no científico) subrayó en varias ocasiones: "En esta zona la oleada de sacudidas es algo que no alarma. Al revés, los técnicos piensan que es una situación favorable si la tierra descarga la energía, así el terremoto va perdiendo fuerza". "¿Podemos entonces bebernos un buen vaso de vino?", le preguntó el periodista. "Claro. Una botella de Montepulciano".

La carta enviada al presidente de la República por los científicos descarga sobre otros la responsabilidad: "El Gobierno italiano y las autoridades locales deberían educar a la población con programas que preparan para las catástrofes y mitigar los riesgos [con edificios resistentes], en lugar de perseguir a los científicos por no haber hecho algo que es imposible - prever un terremoto a corto plazo-".

Sin embargo, "si nadie puede prever un terremoto, ¿por qué ellos lo excluyeron? ¿No es eso también una previsión?", razona Antonio Valentini, abogado de la acusación.

Los científicos están movilizados en la Red. Ben Goldacre, autor del libro Bad science, que cada semana lanza divertidos ataques a los enemigos de la razón desde las columnas del diario británico The Guardian comenta en su blog, del mismo título, la iniciativa del fiscal con el titular ¡Quema de científicos! En otro blog, Scienzaedemocrazia, puede leerse que "los científicos se transforman en el chivo expiatorio de los fallos de la política". "Quién va a confiar más en los técnicos de la comisión? ¿quién les va a creer, a la hora de evaluar el riesgo de una erupción del Vesubio y comunicárselo a la población napolitana?", se pregunta Ferdinando Fontanella, del Gazzettino Vesuviano.

Algunos opinan que el caso de L'Aquila podría llevar a una pérdida de credibilidad de la ciencia. Por eso, la American Assotiation for the Avancement of Science, de Washington, definió la acusación a los científicos como "injusta y naif", según recuerda la revista Nature. De la misma opinión, Mario Tozzi, popular y mediático geólogo en Italia, escribió en La Stampa: "Los terremotos no se leen en los horóscopos". Y sigue: "¿Era posible prever el terremoto? La respuesta es un no rotundo. En ninguna parte del mundo. Menos aún en el caso de L'Aquila, donde no se producían señales serias e inequívocas. ¿Qué había qué hacer? ¿Desalojar Los Abruzzos enteros? ¿Y durante cuánto tiempo? Algunos fiscales nos inducen a pensar que los seísmos se pueden prever (y que el problema no es, en cambio, prevenirlos construyendo bien las casas). Quizás, de la misma manera, deberíamos prever nuestra jornada en base al horóscopo cotidiano, que millones de ciudadanos consideran ciencia pura".

Tanta ironía no parece justificada. "En mi comunidad murieron siete vecinos", le responde en la distancia Vittorini. "En el otro lado de la calle, donde construyó la misma empresa, fallecieron 21. Es obvio que no es culpa de los técnicos de la comisión si nuestros edificios se desplomaron como castillos de arena. El 7 de octubre estaré en el Tribunal para el juicio contra la constructora. Esta es otra cuestión. Si la flor y la nata de los científicos italianos no hubieran excluido la posibilidad de un seísmo, a lo mejor aquella noche habría bajado las escaleras y dormido afuera. El enemigo llevaba meses aporreando la puerta. Las frases tranquilizadoras nos privaron de las más instintivas medidas de defensa".

Thomas Jordan, director del Southern California Earthquake Center en Los Ángeles, hizo un estudio sobre L'Aquila y consideró que los cargos contra los acusados no tienen caso. Pero sí especifica que la gente espera "transparencia y competencia de los científicos" y en "el caso italiano hubo un fallo de información".

"Nadie exige que los sismólogos funcionen como un oráculo. Este juicio no abre una caza de brujas. No contesta a la ciencia, simplemente la mala comunicación de ella", considera Nicola Nosengo, periodista, profesor de un máster de comunicación científica y colaborador de Nature. "Probablemente no se podrá probar que estas 32 personas estarían vivas si hubieran estado bien informadas. Pero la iniciativa del fiscal es importante porque quiere afirmar que quien hace evaluaciones sobre los riesgos e informa a la población tiene una responsabilidad inmensa. Tanto si ridiculiza algo que luego ocurre como si ondea el fantasma de una catástrofe que no llega".

"La cuestión es cómo debemos portarnos cuando es científicamente imposible llegar a una respuesta cierta", tercia Domenico Giardini, nuevo presidente del Instituto Nacional de Geología y Vulcanología (INGV). Su predecesor, Enzo Bianchi, es uno de los imputados. "Tras una reunión sobre el riesgo de terremoto, no se puede salir diciendo: 'el resultado es 3'. La incertidumbre es difícil de comunicar a la población. Muchas veces nos hemos sentado en el banquillo por el problema opuesto, por haber lanzado una alarma que luego fue infundada". Porque también existe un delito por alarmar, exagerar, causar ansiedad innecesaria.

¿Cómo se puede proteger a la población y -a la vez- evitar que cunda el pánico? "Simplemente diciendo la verdad", ataja Nosengo. "Lo de que el terremoto se estaba descargando con las sacudidas que precedieron al temblor más fuerte es simplemente falso. No sé si configura un delito de homicidio, pero sin duda es una mentira".

Para Giardini, este proceso judicial es "una buena oportunidad para el mundo científico": "No disponemos de protocolos ni estrategias que seguir en estos casos. A partir de ahora puede que tengamos la ocasión de establecer reglas ciertas de actuación".

Última actualización ( Lunes, 29 de Octubre de 2012 18:45 )