Anuncio

Búsqueda

Semblanza

Prev Next

Bodo Weber:…

Bodo Weber: Una vida marcada en roca

Desde Alemania hasta Ensenada, pasando por Nuevo León,  Puebla, Oaxaca y una experiencia nada agradable por la ciudad de México, son tan sólo algunas de las andanzas que el Dr....

14 Nov 2012

Read more

Gilberto Gaxiola…

Gilberto Gaxiola y su vocación: las ciencias del mar

                                    Gilberto Gaxiola Castro, a quien todos conocemos como Gilo, nació en el lugar de las tortugas terrestres, Los Mochis, Sinaloa, una población cercana a la costa, lo que facilitó...

10 Oct 2012

Read more

Edna Sánchez:…

Edna Sánchez:

Edna Sánchez Castrejón es originaria de Cuautla, Morelos. Gracias a la buena influencia de uno de esos maestros de secundaria, que ahora escasean, decidió un día estudiar biología marina y...

05 Sep 2012

Read more

Juan Pablo…

Juan Pablo Lazo, balance vital

Esta semblanza inició con una excelente disposición por compartir aspectos más personales con todos, por parte del Dr. Juan Pablo Lazo Corvera. Investigador dedicado, atleta, esposo, padre de familia, quién...

10 Jul 2012

Read more

De la…

De la barra fija a la barra espaciadora: Carlos López Famozo

Era 1980, Ensenada aún calificaba como la capital nacional de la pesquería de atún, cuando un joven deportista arribó a la ciudad en busca de un sueño sin saber que...

15 Jun 2012

Read more

Rodger Evans

Rodger Evans

El círculo perfecto: Cocina, vino y ciencia Hace poco más de tres años entrevisté por primera vez a Rodger Evans, físico-óptico, músico, programador, constructor e inventor. Estaba recién egresado del doctorado...

17 May 2012

Read more
Anuncio

Síguenos en

Gilberto Gaxiola y su vocación: las ciencias del mar PDF Imprimir Correo
Escrito por Diana Venegas on Miércoles, 10 de Octubre de 2012 19:19   
Indice del artículo
Gilberto Gaxiola y su vocación: las ciencias del mar
Arribo a Ensenada
Época de crisis
Experiencia académica
IMECOCAL
Logros
La familia
Todas las páginas

 

                                  gilo2

Gilberto Gaxiola Castro, a quien todos conocemos como Gilo, nació en el lugar de las tortugas terrestres, Los Mochis, Sinaloa, una población cercana a la costa, lo que facilitó que desde temprana edad tuviera contacto con el mar. Pronto descubrió que su vocación era precisamente el estudio de los océanos y los organismos que ahí viven, lo cual reafirmó años después gracias a la guía de un profesor de la preparatoria quien aseguraba que el futuro de la ciencia estaba en los mares.

En plena década de los 60, enmarcada por problemas políticos y académicos que se vivían en muchas de las escuelas de México, Gilo terminó la preparatoria y optó por estudiar la carrera de Ingeniería Química en la Universidad de Sinaloa. Sin embargo, las constantes huelgas y los problemas que se generaban hicieron que Gilo decidiera abandonar la carrera: "...no podía seguir ahí, no era el ambiente ni el programa adecuado para mí".

De regreso a Los Mochis trabajó un tiempo hasta que decidió ingresar a la carrera de Oceanología, en la UABC de Ensenada, donde ya estaban muchos de sus excompañeros de la prepa. El cambio fue positivo; Ensenada resultó ser una ciudad muy tranquila a donde aun no llegaban los problemas estudiantiles del 68: "Aquí se escuchaba algo, pero no repercutían ni en el ambiente académico ni en problemas políticos. Después sí llegaron, pero no tan fuertes como en otros lados".

Fue un día de agosto de 1970 cuando llegó a Ensenada a bordo de un camión de pasajeros. Tenía 20 años de edad. Al descender del autobús lo primero que notó fue un cambio drástico de clima, la ciudad que había elegido para estudiar le daba la bienvenida con una temperatura menor a los 20 grados centígrados. Recuerda que eran las cinco de la tarde, la terminal de camiones estaba en la calle Segunda y Gastélum y lo primero que hizo fue sacar del velís un suéter, el único que tenía porque en Los Mochis no se usaban, y mientras se lo ponía pensó: ¿Si así es el verano, cómo será el invierno acá?

gilo7Estaba acostumbrado a pasar veranos con 45 grados de temperatura, así que adaptarse al ambiente de la escuela de Ciencias Marinas fue mucho más fácil que aclimatarse. Contaba con el cobijo de amigos y excompañeros de la preparatoria que habían llegado antes que él a estudiar la misma carrera. También tuvo que ajustarse al tipo de moneda que en aquel tiempo se manejaba en Ensenada, para él fue un "shock" cultural descubrir que aquí se usaban dólares y le costó un poco de problema adaptarse a no poder usar moneda ni billete nacional.

Han pasado más de cuarenta años y ya hizo de Ensenada su casa. Hasta la fecha ha vivido muy a gusto aquí, a pesar de todo el ambiente de violencia que prevalece en el estado desde hace algunos años. Para él esta ciudad tiene un ambiente muy particular y sigue ofreciendo una buena calidad de vida, aunque reconoce que en aquel tiempo era mucho mejor.


Última actualización ( Jueves, 11 de Octubre de 2012 01:12 )