Anuncio

Búsqueda

Semblanza

Prev Next

Bodo Weber:…

Bodo Weber: Una vida marcada en roca

Desde Alemania hasta Ensenada, pasando por Nuevo León,  Puebla, Oaxaca y una experiencia nada agradable por la ciudad de México, son tan sólo algunas de las andanzas que el Dr....

14 Nov 2012

Read more

Gilberto Gaxiola…

Gilberto Gaxiola y su vocación: las ciencias del mar

                                    Gilberto Gaxiola Castro, a quien todos conocemos como Gilo, nació en el lugar de las tortugas terrestres, Los Mochis, Sinaloa, una población cercana a la costa, lo que facilitó...

10 Oct 2012

Read more

Edna Sánchez:…

Edna Sánchez:

Edna Sánchez Castrejón es originaria de Cuautla, Morelos. Gracias a la buena influencia de uno de esos maestros de secundaria, que ahora escasean, decidió un día estudiar biología marina y...

05 Sep 2012

Read more

Juan Pablo…

Juan Pablo Lazo, balance vital

Esta semblanza inició con una excelente disposición por compartir aspectos más personales con todos, por parte del Dr. Juan Pablo Lazo Corvera. Investigador dedicado, atleta, esposo, padre de familia, quién...

10 Jul 2012

Read more

De la…

De la barra fija a la barra espaciadora: Carlos López Famozo

Era 1980, Ensenada aún calificaba como la capital nacional de la pesquería de atún, cuando un joven deportista arribó a la ciudad en busca de un sueño sin saber que...

15 Jun 2012

Read more

Rodger Evans

Rodger Evans

El círculo perfecto: Cocina, vino y ciencia Hace poco más de tres años entrevisté por primera vez a Rodger Evans, físico-óptico, músico, programador, constructor e inventor. Estaba recién egresado del doctorado...

17 May 2012

Read more
Anuncio

Síguenos en

Imprimir
Escrito por Jennyfer de la Cerda on Miércoles, 29 de Junio de 2011 16:21   
Indice del artículo
Norma Herrera
Pag 2. Su primera computadora
Pag. 3 Evolución en el CICESE
Pag. 4 El amor de su vida
Pag. 5 El logro
Pag. 5 Lo chusco
Todas las páginas

Norma Herrera: su destino era el CICESE

semblanza norma 10

Su primer contacto con el CICESE fue a los cinco años de edad. Era Norma una niñita quien acompañaba a su padre sin saber que justo aquí estaría su destino, un trabajo al que no pesa llegar cada lunes por la mañana y en el que encontraría al amor de su vida.

 

Eran las salidas de niños, aquellas en las que Norma Herrera Espinoza, quien hoy trabaja en el Departamento de Redes, sentía que salía fuera de la ciudad pues su padre, quien en aquel entonces trabajaba como intendente en este centro de investigación, los traía ocasionalmente. Con el paso del tiempo su padre estudió la carrera de Ciencias Marinas y posteriormente estudió parte de una maestría en el CICESE, la cual dejó para trabajar en la CFE (Comisión Federal de Electricidad) de Rosarito.

Norma, la segunda hija de cuatro hermanas y un hermano, recuerda entre risas una infancia feliz jugando a los pastelitos de lodo, corriendo con los primos y vecinos de la cuadra, y sobre todo su fascinación por las barbies. A pesar de vivir en una época en la que las computadoras y mucha de la tecnología que ahora existe ni siquiera se vislumbraba, fueron sus ganas de aprender cosas nuevas lo que la llevó a encontrar su vocación.

"Siempre me ha gustado aprender cosas nuevas, yo creo que eso es lo que me llamó más la atención, porque la tecnología cambia tanto que siempre hay que estar aprendiendo nuevas cosas. No te puedes quedar con el conocimiento que ya tienes".