Anuncio

Búsqueda

Ciencia y Tecnología

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Prev Next

Vientos que soplan en Baja California

Vientos que soplan en Baja California

La Tierra es un observatorio que, cuando se le presta atención y se estudia detenidamente, permite encontrar resultados verdaderamente sorprendentes. El viento es uno de ellos. Es un modelador natural...

16 Ene 2013

Read more

Profundizando en los vórtices toroidales, de Kelvin a nuestros días.

Profundizando en los vórtices toroidales, de Kelvin a nuestros días.

Un vórtice toroidal también es conocido por los científicos como anillo de vórtice. Se trata de una región de rotación de materia que se mueve a través de otro medio...

12 Dic 2012

Read more

Usan microscopía no lineal en investigaciones biológicas y médicas

Usan microscopía no lineal en investigaciones biológicas y médicas

Tras realizar varias investigaciones enfocadas a la implementación de técnicas de microespectroscopía óptica no lineal para aplicaciones en biología y medicina, investigadores que conforman el grupo de Procesamiento de Materiales...

06 Dic 2012

Read more

Modelos geoambientales al servicio de la industria

Modelos geoambientales al servicio de la industria

Los sitios de producción de hidrocarburos –petróleo y gas–  en México son relevantes, debido a la dependencia económica que de ellos se desprende. Por tanto, la industria se interesa en...

27 Nov 2012

Read more

Simposio de Ecología Microbiana

Simposio de Ecología Microbiana

Un extraordinario mundo invisible para el ojo humano se descubre gracias al microscopio, motor que impulsó la realización en Ensenada del Simposio Internacional en Ecología Microbiana, donde se profundizó en...

19 Oct 2012

Read more

Oportunidades para el avance de la ciencia en el ciclo…

Oportunidades para el avance de la ciencia  en el ciclo del carbono en México y Norte América.

Imagine usted conjuntar cuatro aspectos fundamentales relacionados con la ciencia en el ciclo del carbono: 1) Incluir a México en decisiones e investigación dentro de Norte América, 2) ofrecer una...

15 Jun 2012

Read more

La pesca en México: su estado e importancia para la seguridad…

La pesca en México: su estado e importancia para la seguridad alimentaria

Desde una perspectiva crítica, analítica e histórica, el Dr.Oscar Sosa Nishizaki, investigador del Departamento de Oceanografía Biológica de la División de Oceanología, presentó un panorama global sobre la pesca en...

17 May 2012

Read more

Conectividad en especies costeras y estuarinas del Pacífico de Baja California…

Conectividad en especies costeras y estuarinas del Pacífico de Baja California ¿Qué sabemos?

El trabajo multi e interdisciplinario dentro de la dinámica de hacer ciencia es, hoy por hoy, muy importante y da grandes frutos. Prueba de ello es la colaboración que se...

27 Abr 2012

Read more

Estudian disponibilidad de agua en regiones vinícolas

Estudian disponibilidad de agua en regiones vinícolas

La vitivinicultura es una industria que está creciendo de tal manera que podría consolidar un sector que será importante para la economía de Baja California, un estado que a la...

23 Mar 2012

Read more

Ocho brazos y mucha inteligencia: Los Pulpos 2ª parte

Ocho brazos y mucha inteligencia: Los Pulpos 2ª parte

Pulpos de importancia comercial. Dentro de los octópodos existen especies de importancia comercial, Octopus vulgaris, de quien se realiza engorda comercial en Galicia, España. Existen algunos intentos por realizar cultivos experimentales,...

29 Feb 2012

Read more
Anuncio

Síguenos en

Zarpa Xiximi-2 PDF  | Imprimir |
Escrito por Ulises Cruz Aguirre on Martes, 28 de Junio de 2011 19:57   

lance_nocturno_300Siete meses después de haber realizado el crucero oceanográfico Xiximi-1, comenzando así el primer programa de investigación que busca entender: 1) cómo funcionan los ciclos biogeoquímicos de los nutrientes, del carbono, del oxígeno (entre otros) a más de 1,500 metros de profundidad en una vasta región del Golfo de México;

2) cómo se propagan a la red trófica y a las pesquerías, y 3) detectar la probable presencia de hidrocarburos en aguas profundas mexicanas provenientes del derrame de la plataforma DeepWater Horizon ocurrida entre abril y julio de 2010, el 2 de julio de 2011 zarpó de Tuxpan, Veracruz, el segundo de estos cruceros, el Xiximi 2,  a bordo del B/O Justo Sierra, llevando una tripulación integrada mayoritariamente por personal científico del CICESE.
Ante esta perspectiva, el jefe del crucero, el Dr. Juan Carlos Herguera García, investigador del Departamento de Ecología Marina del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), identificó tres grandes retos para el programa: entender los datos que empiezan a salir de los laboratorios encargados de procesar las muestras del primer crucero y unificarlos para poder ofrecer una imagen más completa, rigurosa y con un sentido global de la realidad; obtener una fuente de financiamiento para poder realizar más cruceros y continuar procesando las muestras, y lograr que el programa crezca y se incorporen a éste más instituciones de educación superior mexicanas, sobre todo las asentadas en el litoral del Golfo de México.

El crucero

Respecto a las características del crucero, que ha sido bautizado como Xiximi-2 (en náhuatl, xiximi significa “derrame”), la Dra. Sharon Herzka Llona, investigadora del Departamento de Oceanografía Biológica del CICESE y responsable de entender qué tipo de ecología sostiene el Golfo de México y cómo interacciona con los ciclos biogeoquímicos, explicó que el crucero tendrá una duración de 17 días -del 2 al 18 de julio-, con un derrotero –plan de crucero- muy similar al del Xiximi-1, pues esto permite comparar a través del tiempo (entre otoño y verano) lo que está pasando en la parte superior de la columna de agua, que es muy estacional.sharon_300

Los 21 tripulantes científicos que van a bordo del buque oceanográfico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) son prácticamente los mismos que completaron el Xiximi-1 entre el 4 y el 23 de noviembre de 2010. En aquella ocasión realizaron muestreos en 46 estaciones, cubriendo un amplio derrotero por la parte central y profunda del Golfo de México. Esta vez serán 40 estaciones, aunque en dos de ellas se programó repetir la toma de muestras porque el grupo de microbiología quiere tener una réplica de la colecta que se hará a lo largo de toda la columna de agua.

De los 21 tripulantes científicos, 15 son del CICESE, 4 del Instituto de Investigaciones Oceanológicas de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) y 2 del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP).

Respecto al financiamiento, Sharon Herzka dijo que esta vez proviene del Fondo Institucional (FOINS) del CANACYT, el cual, además de cubrir el tiempo del barco, se utilizará para rentar un spray glider (un sofisticado equipo oceanográfico de muestreo que navega de manera autónoma realizando transectos y enviando datos vía satélite cada vez que cumple un ciclo, en el que sube y baja hasta profundidades de mil metros) y para cubrir el costo de la segunda parte del análisis de muestras del primer crucero.

Cabe recordar que el Xiximi-1 y el costo del análisis de la primera parte de las muestras que ahí se obtuvieron, fue financiado por el INE gracias a un convenio con la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO).

Sin embargo, no se tiene definido todavía con qué recursos se cubrirán los análisis de esta campaña. El INE ha pedido una propuesta de gastos para tal efecto, pero como explican tanto Sharon Herzka como Juan Carlos Herguera, se requiere una fuente de financiamiento permanente pues se pretende establecer una línea base de cuáles son las condiciones en la parte central del golfo, donde la profundidad alcanza más de 3 mil metros.

El programa de investigación

Lo anterior es importante porque contribuye a entender el sistema, y porque es la plataforma con la cual comparar en caso de haber otro accidente o un derrame similar en el golfo frente a Estados Unidos o en aguas mexicanas, y de tener una cierta capacidad de respuesta para manejar diferentes escenarios de consecuencias. Es decir, permitiría saber qué deberíamos medir, qué herramientas podríamos utilizar o desarrollar para plantear escenarios, y qué podríamos esperar como efectos de grave escala en el futuro.

Como puede apreciarse, se está hablando de un programa que, idealmente, debería tener proyectadas al menos una o dos campañas oceanográficas más entre este y el año próximo, y una duración total de tres a cinco años. Aunque esto, según reconoce Sharon Herzka, no está muy bien definido.

Y no está definido en buena parte porque se requiere de un financiamiento generoso que en este momento no existe.

Este es un proyecto que, por su monto, no cabe en los proyectos “normales” del CONACYT de ciencia básica, señaló Juan Carlos Herguera. Si hubiera que acotarlo en uno de estos proyectos, no nos darían ni el dinero que necesitamos para el barco.

jc_herguera_300Sacó cuentas: en estos momentos nos vamos a gastar prácticamente 4 millones de pesos entre los traslados y los 17 días que vamos a pasar a bordo del B/O Justo Sierra, y los análisis de las muestras cuestan como 5 millones de pesos más. Esto quiere decir que tener resultados de un solo crucero cuesta cerca de 9 millones de pesos. Por eso se requiere buscar otros fondos.

Creemos, agregó, que en el fondo sectorial de la Secretaría de Energía y el CONACYT, que tiene una componente de hidrocarburos, se puede establecer una demanda específica para el monitoreo de las condiciones ambientales del Golfo de México relacionadas con su explotación.

“No pretendemos que (el recurso) sea para el CICESE, sino simplemente que se abra esa demanda como una necesidad (…) para conocer en qué medio se están explotando los hidrocarburos. Así, en el caso de que haya un accidente, que esperamos no exista, sabríamos cómo funciona ese sistema y se podrían proponer medidas de remediación o de adaptación”, explicó.

Los retos

Por ello, la capacidad de financiar un programa de investigación de estas características, con todo y la carga de soberanía nacional que lleva implícita, es un desafío para los científicos. El primero de tres que identificó Juan Carlos Herguera.

No deja de resultar paradójico que en estos momentos todavía tengan que convencer a los responsables de la operación de algunos fondos sectoriales sobre la importancia y la relevancia que tienen estos estudios, para que los establezcan como demanda.

El segundo de los retos es fundamental para los científicos, pues se trata de entender los datos que están empezando a salir de los diferentes laboratorios que procesan las muestras colectadas en el primer crucero. “Estamos todavía en un punto muy temprano como para ofrecer conclusiones de lo que estamos viendo, y nos falta todavía trabajo. El problema es cómo conjuntamos, cómo hacemos los enlaces con los demás para poder ofrecer una imagen mucho más completa y mucho más rigurosa de lo que es la realidad. Y creo que ese es un gran desafío que está por delante. Todavía no hemos hecho ese ejercicio. Hemos empezado a comunicarnos entre nosotros (…) si quieres de una manera informal, pero creo que nuestro gran desafío científico es unificar eso en algo que tenga un sentido global. Global, desde el punto de vista que todos los datos estén engarzados entre sí, y tengan sentido”, indicó el Dr. Herguera García.

El tercer desafío es más abierto, pues se trata que el programa crezca con la participación de otras instituciones. La Dra. Sharon Herzka recordó que el esquema original para entender la naturaleza del Golfo de México y determinar cómo se afectaron las aguas nacionales con el derrame frente a Louisiana en abril de 2010, era que la UNAM se hiciera cargo de los estudios costeros entre la frontera con Estados Unidos y la costa de Tabasco, el CINVESTAV en la plataforma de Yucatán, y el CICESE en aguas profundas.

Pero el problema, según acotó Juan Carlos Herguera, “es que todavía no podemos abrirlo a otras instituciones porque seguimos en la lucha por conseguir dinero para lo que nosotros nos hemos responsabilizado en hacer. Pero creo que ese sería otro desafío a futuro: que esto fuera un programa en el que se integraran otras instituciones del país y que realmente empezara a haber un relevo de las funciones de lo que hacemos cada uno. Nosotros podemos durar un tiempo, pero no puedo dedicar toda mi vida a esto. Lo que deseo es que en un futuro haya nuevas fuerzas que tomen el relevo y digan: ¡Vámonos!”

El uso de nueva tecnología oceanográfica

Otro aspecto que destaca en este programa de investigación es el uso de un planeador submarino autónomo, el spray glider. Este pequeño vehículo eléctrico cuenta con sensores que permiten tomar datos de manera continua y por largos periodos de tiempo desde la superficie hasta una profundidad de mil metros, y de transmitirlos vía satélite cada vez que emerge.glider_300

Desde luego, abarata mucho el costo de la información oceanográfica. Es como tener un barco en tiempo real tomando datos continuamente a lo largo de varios meses, señaló Juan Carlos Herguera. El uso de nuevas tecnologías nos abre otra ventana; puede parecer caro rentarlo, pero cuando lo pones en relación al tiempo de barco que necesitaríamos para tener esos mismos datos, es apenas una fracción; no creo que llegue al uno por ciento de lo que necesitaríamos si tuviéramos que gastarlo en tiempo de barco.

¿Un avance tecnológico que hace obsoleta la oceanografía como la concebimos hasta este momento? ¡Afortunadamente no!, señala entre risas Sharon Herzka. “Creo que más bien es complementario. La ventaja de este tipo de equipos es que puedes hacer un número de observaciones más amplia de lo que jamás puedes hacer con un barco. El tiempo de barco es carísimo, y las observaciones son puntuales. Nosotros vamos y medimos el agua aquí, aquí y aquí (y apunta con el dedo diferentes profundidades), y luego te mueves 100 millas y mides aquí, aquí y aquí. Entonces la resolución que tenemos es muy baja. Pero con este aparato las mediciones son continuas y muestran una estructura muy detallada de cómo está la columna de agua. Por otra parte, hay instrumentos muy sofisticados que miden parámetros químicos muy específicos en la columna de agua, y que pueden montarse en vehículos que son casi submarinos. Son estas las cosas que debemos integrar poco a poco a la investigación. Son realmente impresionantes, y hay que aprender a usarlas, ver en qué se pueden usar y tener clara su aplicación en el momento que la llegues a necesitar.

Por ejemplo, hay un evento como el que ocurrió el año pasado y sales con la embarcación y con el glider. Si el fluorómetro del planeador te indica la presencia de un compuesto, pero no detecta si es carbono orgánico disuelto o algún otro tipo de hidrocarburo, y tú necesitas saber si es petróleo o no, pues con el barco vas al sitio exacto, tomas las muestras y sales de dudas. Este es un escenario concebido por la Dra. Herzka donde ambas herramientas pueden ir mano con mano.

atardecersharon_300

Y hay más. En México la capacidad de observación in situ es sumamente limitada. En contraste, los mapas de Estados Unidos muestran una cantidad de boyas enorme en sus costas. Incluso hay aplicaciones para el IPhone donde, por 5 dólares, puedes sacar la información de las boyas de la NOAA. “¡Ese es el nivel en el que estamos!”, señala enfática Sharon Herzka. “!Tú le picas y obtienes la información de lo que está pasando en una boya frente a Louisiana…!”

Por eso consideró que la información tiene que ser pública. Nuestra responsabilidad, dijo, es tener ese monitoreo nacional, integrarlo de alguna manera en una plataforma y hacerla pública. “El compromiso de este grupo de trabajo es entregar la base de datos completa al gobierno mexicano, específicamente al Instituto Nacional de Ecología. Estos no son datos que se van a quedar en el cajón de nadie. Podemos publicarlos, podemos trabajarlos, pero son para el gobierno. De esta manera, si de aquí a 10 o 20 años pasa algo, ahí estará la información de cómo eran las condiciones típicas en la zona central del golfo”.

La toma de muestras

ordena_roseta_300Respecto a qué parámetros van a medir o qué tipo de muestras van a colectar, Juan Carlos Herguera indicó de manera muy esquemática que los cruceros están diseñados para entender cuatro grandes esferas del conocimiento.

Una tiene que ver con la parte física del sistema, es decir, con la circulación del golfo para ver cómo funciona y cómo intersecta e interactúa con los organismos; qué papel o función tiene el Golfo de México para transformar la materia que le entra por el caribe y sale después por el estrecho de la Florida. Qué procesos transforman esa materia. El responsable de esto es el Dr. Julio Sheinbaum Pardo, del CICESE.

La segunda es la parte biológica, determinando quiénes son los actores que están ahí y cómo modifican todo, desde el fitoplancton hasta las ballenas. Además, está el conocer cómo funciona la microbiología en el golfo y cuáles son sus grandes grupos; cómo están haciendo uso no sólo de lo que les está cayendo desde la superficie, sino de los hidrocarburos que están emanando naturalmente en el fondo marino. El responsable es el Dr. Alexei Licea Navarro, del CICESE.

La tercera gran área es la ecología. Se pretende entender qué tipo de ecología sostiene el Golfo de México y cómo interacciona con los ciclos biogeoquímicos y, al mismo tiempo, determinar quiénes son los principales actores y cómo podrían ser afectados ahora o en un futuro. La responsable es la Dra. Sharon Herzka.

Finalmente, la cuarta se refiere al conocimiento de los ciclos biogeoquímicos: de los nutrientes, del carbono inorgánico, del carbono orgánico, del oxígeno, entre otros. El propio Juan Carlos Herguera es el responsable.

Para lograr este nivel de entendimiento, se tomarán datos de hidrografía (temperatura, salinidad, fluorescencia, dirección e intensidad de corrientes en diferentes profundidades); de oxígeno disuelto en la columna de agua y mediciones típicas oceanográficas de nutrientes a lo largo de la columna de agua, desde la superficie hasta 3 mil metros de profundidad.bongo_net_300

Se medirán todos los componentes del ciclo del carbono: alcalinidad, pH, grado de saturación de CO2 en el agua y carbono orgánico disuelto. También se tomarán indicadores bioquímicos, incluyendo algunos isotópicos, y se analizarán hidrocarburos derivados del petróleo. En particular se buscan marcadores específicos al petróleo que se derramó en el pozo. Además, se analizará la concentración de metales que suelen estar presentes en hidrocarburos derivados del petróleo.

En la parte biológica se están caracterizando las comunidades de diferentes tipos de organismos y las comunidades bacterianas; qué tipos de bacterias hay, si hay presencia de bacterias hidrocarbonoclásticas en la columna de agua o en los sedimentos. También se analiza el zooplancton y el ictioplancton (las larvas de peces) en el agua. Se tomarán muestras de sedimentos a más de 3 mil metros de profundidad, y ahí se hace un juego completo de análisis químicos, incluyendo presencia de metales, que son indicadores o que pueden ser consistentes con la presencia de hidrocarburos de petróleo.

- Las fotos que aquí presentamos fueron tomadas durante el crucero Xiximi-1, excepto la del glider, que la tomamos de la página web del Scripps Institution of Oceanography de la UCSD.

* Visite en esta liga el blog donde los participantes del Xiximi-2 irán narrando diariamente la travesía de este singular crucero.